agosto 31, 2012

Historia de la Flor de Cerezo



Durante la Era mejí en Japón, era muy común que se fuera
a buscar a las casas a los mejores samuráis que habían, sin importar lo
viejo que fueran. Durante años se mantuvo una guerra que cobro vidas
tanto en batalla como en casa.
En esa época florecían los árboles de Flor de cerezo o flor de ciruelo,
según la historia estos árboles eran blancos (de hecho existe una
variedad que es blanca, sin embargo hay otra variedad con un tono
rosado).

Se volvió muy común que las mujeres casadas con samuráis se quedaran
solas, por lo que estableció una ley en la que se le prohibía a la mujer
casada con un samurai, que cuando este estuviese en batalla ella se viera
con otro hombre que no fuera de su familia y se volvió muy recia la ley.

Curiosamente en registros nunca se encontró ninguna mujer
acecinada por esta ley, por el contrario se encontraron tantas muertas
como samuráis de distintas zonas.

Ninguna de estas mujeres fue asesinada, ellas mismas lo hacían con el
nombre de su esposo muerto en batalla si este era un samurai.
La ley establecía que cualquier mujer que fuera encontrada con otro
hombre seria asesinada junto a su acompañante, y seria libre de casarse
o juntarse con amigos si esta probaba que su esposo había muerto en
combate.

Muchas mujeres quedaron viudas no seguían al pie de la letra esta
indicación; en señal de amor eterno a sus esposos se pintaban en la
espalda el nombre de su marido y se aplicaban el harakiri (este es un
suicidio voluntario y obligatorio). Para ellas era muy obligatorio seguir
juntas con sus esposos, esto siempre lo hacían frente a un árbol de flor
de cerezo, que con la sangre que absorbía se fue tornando rosada.

La era mejí es muy conocida por sus asesinatos, pero es poco conocida
esta historia de la guerra dentro del hogar. Muchas mujeres se suicidaron
en señal de amor, otras por amor a sus esposos no se casaron y
siguieron vivas para cuidar a sus hijos como samuráis, pero lo mas
curioso es que siempre que salía un samurai de su casa, se sembraba un
árbol de Cerezo en su honor... O por si era necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.